Puede que el título de este post este manido y desgastado, pero es inevitable aludir a esta frase cuándo visitas esta grandiosa ciudad. La frase te rebota en la mente junto con música épica que, parece sonar directamente en tu cabeza. Y es que aunque Trujillo ya estaba ahí antes de los conquistadores, es indiscutible que esta época y, aquellos heroicos hombres marcaron la historia de esta ciudad, y del mundo.

La historia de Trujillo es impresionante y grandiosa, como la misma ciudad. Consejo, si visitas Trujillo, comienza la visita por la Plaza Mayor y, para un momento a observar, en silencio, ¿oyes la música? Ya puedes comenzar a andar por sus soportales y continúa ascendiendo en dirección al castillo-alcázar. Observa las fachas de palacios y casas solariegas, para mí eso es Trujillo.

Menciono Trujillo como ciudad, pues efectivamente aunque no cuenta con la población suficiente para ser denominada así, por otros motivos, lo es. Realizo esta aclaración, para no llevar a confusiones.

Trujillo uno de los lugres históricos, más importantes y bonitos de España dispone de patrimonio tanto arquitectónico, cultural y gastronómico para dedicarle tiempo a discreción, pero si no se dispone de él, tiene una extensión razonable para realizar una interesante visita de fin de semana.

INFORMACIÓN PRÁCTICA.

Trujillo está situado en la comunidad de Extremadura, provincia de Cáceres. Bien comunicado por carretera, y cerca de otros lugares de interés como Guadalupe. Una opción es realizar un viaje conjunto, pero en mi opinión ambos tienen suficiente que ver como para dedicarles una viaje por separado.

ALOJAMIENTO. Nosotros escogimos el “Hostal Mesón La Plaza”, un hostal de 2 estrellas con habitaciones entorno 40 a 50 €. Un establecimiento con habitaciones amplias, cómodas, limpias y muy bien situado. En general muy acorde con su categoría y precio. hostalplazatrujillo.com. Pero si hay que destacar algo sería su excelente ubicación, perfecta para hacer turismos, situado en una calle adyacente a la Plaza Mayor a escasos cinco minutos y, aunque esta en el límite de la zona peatonal se puede aparcar fácilmente en la misma calle, unos cien metros más abajo.

Como decía, nosotros elegimos este hostal, pero hay una amplia oferta de alojamientos de esta y otras categorías muy bien situados.

OFICINA DE TURISMO. La oficina de turismo del ayuntamiento se encuentra en uno de los laterales de la Plaza Mayor, muy fácil de ubicar www.trujillo.es.

Te proporcionaran mapas e información turística, y tienes la opción de realizar una visita con sus guías oficiales. Además, hay otras agencias de guías turísticos, una de ellas en una calle adyacente a la plaza, casi haciendo esquina con ella. 

Escogí  la guía del ayuntamiento, con un recorrido muy completo, pero tal vez de las visitas más flojas respecto a datos, imagino que depende del guía que te toque.

En varios momentos nos cruzamos con otros, que mr parecieron muy profesionales. Creo que puede ser una opción recomendable.

Con la vista guiada de la oficina de turismo, aparte de recorrer sus calles y contemplar las fachadas de los palacios, como el de los descendientes de Pizarro, (que no cumplieron sus deseos y edificaron un monumental palacio en lugar de la iglesia pedida en testamento) entras a varios monumentos acompañados del guía. Todos merecen la pena, pero por no extenderme, yo destacaría;

La Iglesia de Santa María la Mayor. Como templo más importante situado dentro de la muralla, fue elegida para sus enterramiento por familias de la nobleza local y otros personajes ilustres como Diego García de Paredes “El Sansón Extremeño”. En el interior se encuentra una enorme pila bautismal, la leyenda cuenta que este Sansón la levantaba con total facilidad. Aquí te dejo un link por si tienes curiosidad. Historias y leyendas.

Te recomiendo observar sus capillas, y subir al menos a una de sus torres.

La Casa Museo de Pizarro. Cuenta con una exposición muy interesante sobre Pizarro y todo lo que lo que rodeo a este famosos y, al mismo tiempo, desconocido personaje. Si la visitas, fíjate en un cartel con una leyenda de la entrada. La historia que se extrapola de ella, nos ayuda a imaginar las enormes dificultades a las que aquellos hombres se enfrentaban y, la fortaleza que les permitió realizar esas grandes gestas.

No te descubriré la leyenda y respectiva historia, pero si tienes curiosidad investiga sobre los Trece de la fama y la isla del gallo.

El Castillo-Alcázar. Tal vez lo más destacable sean sus vistas, desde donde la panorámica de Trujillo y sus dehesas bien merecen la pena.

Hay varios monumentos incluidos en la visita que se realiza sin guía, en mí opinión no puedes dejar de ver;

La Estatua Ecuestre de “Pizarro” Acércate a ella, y realiza unas cuantas fotos o selfi, ¡quedan genial! Tan solo como anécdota, fue realizada por un escultor norteamericano gran admirador del personaje, y existen dos idénticas (Lima y Buffalo). El forjado y distribución de estas estatuas, como ocurre con numerosos detalles de la vida de Pizarro se envuelve en controversia y confusión, hay versiones que debaten si se trata de ¿Pizarro o Cortes?

Otra curiosidad es la posición de las patas del caballo, que nos indica como murió Pizarro. Al tener levantada solo una, indica las circunstancias violentas de su muerte, pero no fue en batalla, que serian las dos. Murió asesinado por el Hijo de Diego de Almagro, el que fuera socio y compañero de expediciones y, con el que posteriormente mantendría un enfrentamiento por el poder. Esta historia es muy interesante y extensa, té adelanto, no acabó bien para ninguno de ellos. Quieres saber un poco más, pincha aquí.

El Museo de los Conquistadores Situado en la antigua “Iglesia de Sangre,” manda a construir por un descendiente de Pizarro, pero de la que poco se conserva. Lo interesante de la visita es la exposición, que nos descubre importantísimos personajes relacionados con el descubrimiento y conquista de América, más allá de los habituales Pizarro y Cortes. Incidiendo en las desconocidas mujeres que participaran en estas gestas.

La Iglesia de San Martín.  Dibuja su imponente silueta en la panorámica de la plaza mayor, y junto a la estatua de Pizarro se ha convertido en una imagen emblemática de Trujillo. Es uno de esos sitios que aunque tan solo sea por esto, merece la pena entrar aunque sea cinco minutos.

 

 GASTRONOMÍA. COMER, TAPEAR Y …

En Trujillo, al igual que.en muchos pueblos y ciudades históricas, la vida gira entorno a la plaza mayor y, una parte muy importante de esa vida se encuentra en los bares, tabernas…etc., de las que en Trujillo no faltan.

Prácticamente todos los locales situados en los soportales de dicha plaza, están ocupados por bares y restaurantes. Algunos de ellos de corte clásico y, otros se notan que han sido reformados recientemente, aplicándoles un estilo más moderno. Pero todos comparten una carta basada en productos típicos, con algunas pequeñas licencias de innovación.

Otro punto a destacar y que como amante del vino me sorprendió gratamente, es el buen trabaja que están haciendo las bodegas de la zona. Apoyados por los hosteleros que ofrecen y miman los caldos en sus establecimientos. Muy lejos han quedado aquellos vinos de pitarra.

Por sí te animas a un tapeo o una comida más formal durante tu escapa de turismo  a Trujillo, aquí te dejo mi experiencia durante mi fin de semana en esta ciudad extremaña.

Restaurante La Alberca. Situado en la parte alta, dirección al castillo (escasos metros de la plaza mayor), muy, muy interesante, bien merece una visita.

Lo que más destaca en un principio es su brasa, en la que preparan carnes de la zona y algunas verduras. Uhh, solo en recordarlo se me hace la boca agua.

Cuando hablo de carnes de la zona no solo me refiero a pluma, presa…,etc. que son excelentes. Algo que yo ignoraba era que la denominación de origen “vaca de retinto” (erróneamente la asociaba únicamente a la zona de Huelva y Cádiz), es muy abundante en Extremadura, y aquí la preparan… ya sabes a la brasa.

Yo no me pude resistir a un excelente chuletón que conservaba ese olor y sabor a brasa. Trujillo tiene una gran variedad de productos y platos típicos que los hosteleros trabajan con gran mimo. En la “Alberca” encontraras migas y revolconas, entre otros, todos muy recomendables. Yo que soy una loca del mundo seta, destaco las criadillas de tierra, simplemente hay que probarlas

Otro aspecto llamativo de este restaurante es como trabajan los vinos, no disponen de carta, pero los camareros se encargan de recomendarte según los platos elegidos y tus gustos, claro, y lo hacen muy bien. No les pregunte pero yo diría que tienen nociones de enología o somiller, saben de lo que hablan.

Como podéis intuir un gran restaurante. www.etrujillo.com

Restaurante El Bizcocho. Situado en la plaza mayor. Un restaurante con un ambiente muy agradable, acogedor y elegante. Destaca su calidad y excelente cocina. Todos sus platos sin excepción, aperitivos y dulces obsequio de la casa están perfectos.

Carta variada, donde están presente las carnes y otros productos de la zona. Como un excelente solomillo de vaca retinta, un revuelto de criadillas, espárragos y cardillos o una perdiz estofado. Todo acompañado de un gran vino de la zona, del que hablaré en otro momento.

Bueno en resumen, un gran restaurante. restaurantebizcochoplaza.com

Restaurante Casa Troya. Situado en la Plaza Mayor, lugar ya mítico en Trujillo, cuenta con un amplio restaurante y una espaciosa barra con horario de bar, donde tome un vino. No pude comer, no realizan reservas, es por orden de llegada, y no disponía de tiempo. Pero seguro que merece la pena una visita. Otra vez será.

Restaurante El Medievo. Situado en la plaza mayor, con una decoración moderna y acogedora dispone de un local en el que tomar un vino y picar, local con barra y mesas en un mismo espacio. Solo tome un vino, pero me pareció agradable. Como nota, me sirvieron un excelente verdejo de la zona, todo un descubrimiento. Por lo que imagino que el resto estará al nivel. Tiene terraza en la misma plaza.

Cervecería Plaza Mayor. Sitiado en la plaza mayor, como indica su nombre, el local es más bien alargado, pero bien distribuido y con una reforma que le da un toque actual. Pero lo que destacaría es la profesionalidad de los camareros, y su amabilidad. Tómanos unos vinos con sus correspondientes aperitivos en cada ronda, algo de agradecer. También tiene terraza en la plaza.

Pub-Restaurant Gloss Gin Club. Situado en la parte más alta de la plaza, es un local moderno, en un principio con más ambiente de gintoneria como sugiere su nombre. Yo lo visite a media tarde y el ambiente se adaptaba perfectamente al día, me parece que también sirven algunas raciones. Y una vez más destacar la amabilidad y simpatía de los dos camareros que nos atendieron.

Restaurante El 7 de Sillería. Situado en la calle del mismo nombre. Se trata de un local donde mezcla de forma muy armónica una zona de restaurante con una zona de barra. Puedes degustar desde un buen vino de la zona, copa, tapa o una comida algo más formal. Yo tome una tapa de sardina marinada y una ración de moraga trujillana, tal vez la ración más típica de Trujillo. Todo muy rico y profesional. www.el7desillerias.com

Restaurante El Hueso. Situado en una de las calles aledañas a la plaza  mayor, a escasos metros. Bar restaurante con una carta con productos de la zona. Sin más.

Para todos los que tras leer este post se animen a visitar Trujillo, desearles una excelente escapada. Y recordarles, que como comprobaran, hay mucho más que ver, fotografiar, comer y beber de lo que menciono aquí, pero es imposible plasmarlo todo en un post.

This is for me? Yes, Trujillo is for you.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *