La sierra de Francia, su peña, su virgen y sus gentes parecen formar parte de un bonito cuento, un cuento mágico que te atrae y enamora.

La sierra de Francia está situada en la zona sur de Salamanca, en la comarca de las batuecas. En su entorno se ubican varios pueblos con encanto, que podrás utilizar como base para visitar la peña, además de descansar y disfrutar de ellos. Yo te recomiendo La Alberca, es el más turístico de la zona, pero su encanto lo explica, debido a este turismo cuenta con una buena infraestructura de alojamientos y restaurantes.

Son varios los atractivos de esta sierra, sus magníficas vistas, el monasterio dominico ubicado en la cima o la famosa virgen del mismo nombre, junto a la historia que la rodea.

Con 1.726 metros, si tienes suerte y subes en un día despejado, disfrutaras de unas vistas espectaculares, divisando gran parte de la provincia de Salamanca y Cáceres. No te frustres si no pillas uno de esos días, pues la niebla en la zona es muy habitual. La subida por una serpenteante carretera de 18 km desde La Alberca, te da la oportunidad de admirar un bonito bosque, además de cortados y miradores. Si decides visitar La Peña en invierno, ten en cuentas las abundantes nevadas de la zona, que en ocasiones obligan a cortar la carretera.

Si eres senderista, hay una ruta que comunica la Peña de Francia con el pueblo de Monsagro. Yo no pude realizarla, pero seguro que merece la pena.

Aparte de las vistas, la Virgen que allí se guarda, es el otro atractivo de la visita a la peña. Una virgen con la que comparte topónimo, y que se ha convertido en unos de los emblemas más representativos, no solo de la zona, sino de todo Salamanca.

La Virgen de la Peña de Francia y su historia, la han unido profundamente a la peña y sus gentes.

Fue descubierta en una pequeña cueva de la peña en el 1434 por Simón Vela, de origen Francés, como muchas gentes de la zona, llegadas durante la edad media en varias oleas de repoblación, y de donde esta Sierra y su Virgen adquirieron su nombre.

Se trataba de una talla de madera de estilo románico de unos 34 cm de altura, que al igual que muchas otras, como la de san Esteban hallada a pocos metros, fue escondida por las gentes de la zona, durante las invasiones y expolios musulmanes. He dicho trataba, porque la talla actual no es la primitiva. En 1872 la Virgen desapareció de nuevo, fue robada y recuperada 17 años después, durante los cuales estuvo oculta en una húmeda cueva, lo que le produjo desperfectos irreparables. Se encargó la actual para su sustitución, y en su interior a modo de relicario, se guarda los restos de la primitiva imagen románica.

La Virgen adquirió fama y pronto se convirtió en un lugar de peregrinación, y no solo por la gente de la zona, muchos fueron y son los que se desvían del camino sur de Santiago para visitar a la Virgen de la Peña.

Aprovecha para visitar el monasterio dominico. La iglesia, donde se encuentra la talla suele estar abierta para visitar libremente. También puedes visitar algunos pasillos de monasterio, en cuyas paredes eta escrita la historia de la Virgen que custodia. Una pequeña curiosidad es el pozo verde, que se puede observar detrás de una reja, se trata de un pozo para acumular nieve, y del que antigua mente se abastecía el monasterio.

También podrás encontrar una hospedería y cafetería, en la misma peña, una ubicación totalmente privilegiada para una escapada de retiro y descanso. www.hospederiapenadefrancia.com

Espero que te animes a visitar la peña de Francia, y si tienes suerte disfrutes de sus espectaculares vistas.

This is for me? Yes, La peña de Francia is for you.

 

Deja un comentario