Mértola situada en el bajo Alentejo, es una de las zonas más desconocidas de esta región portuguesa, que en los últimos tiempos, comienza a ser descubierta por el turista. Frontera con el Algarve y España, Mértola es la más pura esencia del Bajo Alentejo.

Viajar a Mértola es como viajar en el tiempo, aún tiempo calmado y acogedor. Ha tu llegada, te recibe una ciudad blanca, encaramada en unos riscos sobre el Guadiana, que apaciblemente se abre paso hacia el Atlántico. Todo bañado con un dulce sol, que los españoles conocemos bien de nuestra querida Andalucía.

INFORMACIÓN PRÁCTICA.

Esta zona está poco comunicada por transporte público, a excepción de algún autobús con Lisboa y alguna localizada importante de la zona como Beja. Por ello decidí realizar esta escapada de Semana Santa, en el que visite otros lugares, en coche. Pero que esto no te desanime para viajar a esta zona de Portugal, si sigues leyendo, comprenderás que merece la pena una visita a nuestra vecina portugal.

Desde Madrid son unas 6 horas de viaje aprox., ten en cuenta que en muchos tramos circularas por carreteras nacionales portuguesas, por lo que te aconsejo que lleves un buen GPS o mapa.

Debido a la situación de Mértola, encaramada en una orilla del Guadiana, es normal que la mayoría de los alojamientos se encuentren en la parte baja, a la orilla del río. Ofreciendo unas espectaculares vistas por un lado del Guadiana y al otro lado del Castillo y la villa, la subida es cómoda y fácil.

Yo me aloje en el Oasis, un alojamiento totalmente recomendable relación calidad- precio. Habitación sencilla, pero muy amplia y limpia, con cama muy cómoda. Para la reserva no te preocupes por el idioma, puedes reservar por Booking, como en casi todo el mundo funciona  perfectamente. La recepción y recogida de llaves la realizaras sin problemas, aunque se nota que hablan menos español que otras zonas, con la amabilidad del personal y un poco de chapurreo, se entiende todo.

Como decía, yo elegí este, pero por lo que observe la mayoría de los alojamientos son muy recomendables, a unos precios muy aceptables.

OFICINA DE TURISMO.Situada en Rúa de la Igreja.

Telf. +351 286 610 109 www.cm-mertola.pt

Mértola, también llamada la villa museo, cuenta con un interesante conjunto de monumentos y pequeños museos que te cuentan la rica historia de la villa. Lo mejor es que acudas a la oficina de turismo, allí te proporcionaran mapas y te explicaran con todo detalle los lugares a visitar.

RECORRER LAS CALLES DE MÉRTOLA.

La mejor forma de conocerlo Mértola, es paseando. Caminar por sus calles empedradas de casa blancas casas, y asomarte a los miradores del Guadiana. Sentarte en una terraza a tomar una “Super Bock o un Vinho Verde” bien frío, es toda una experiencia. Si vas en verano y te gustan los caracoles, podrás degustarlos en cualquiera de sus bares, es un aperitivo muy típico de Mértola.

La historia de esta villa portuguesa, como descubrirás en tu visita, es antigua y apasionante. Esta tierra que hoy parece parada en el tiempo, ha sido asentamiento de diversas culturas fenicias, romanas, visigodas y musulmanas. Todas ellas atraídas por la riqueza de esta zona, que en su tiempo fue una importante puerta del comercio fluvial, cobre y otros materiales de la cercana mina de Santo Domingo (hoy cerrada y visitable al público) además de cereales y aceite de oliva, eran algunas de las riquezas viajaban hasta el mediterráneo. Desgraciadamente en el S.XII esta actividad cesó, sumiendo a Mértola en un largo letargo.

Tierra de caballeros, sede la orden de Santiago, batallas y conquistas han formado el carácter de esta villa, que hoy nos llega a nosotros a través de sus diferentes museos y exposiciones como la que alberga la torre del homenaje.

IMPRESCINDIBLES. Como decía Mértola es historia, cuna de diferentes civilizaciones que han dejado su huella. Te recomiendo que visites sus diferentes museos como la Casa Romana y El de Museo Islámico, muy interesante la exposición alojada en la Torre del Homenaje del Castillo.

LA IGLESIA MATRIZ. Para mí es el edificio más característico de Mértola. Encalada en blanco, como todo el pueblo, su secreto se guarda en el interior. Una vez dentro, se delata fácilmente su pasado musulmán. Mezquita del S.XII y S. XIII en la actualiza es una iglesia consagrada al culto de Nuestra Señora de la Anunciación. Curiosidad, la torre no es una torre, es el antiguo mihrab, pues apunta a la meca.

EL CASTILLO. El castillo de Mértola, junto con la iglesia, son los dos edificios más diferenciados en la silueta de esta villa alentejana. De construcción cristiana en su mayoría del S.XIII, como todo en Mértola, se realizó sobre ruinas romanas y musulmanas, que se pueden observar en los alrededores del castillo.

TORRE DEL HOMENAJE. Imponente, se conserva en excelente estado, fue construida por Don Joao Fernández, gran maestre de la orden de Santiago,representado en una pestatua ecuestre de buen tamaño. Como he mencionada, alberga una interesante exposición.

LA TORRE DEL RELOJ. Ubicada en uno de los márgenes del río, poco se sabe de su origen, seguramente se reutilizara una antigua torre defensivas de la muralla. Hoy este singular monumento es un una ubicación perfecta para disfrutar del bello paisaje que dibuja el guadiana,¡lugar perfecto para fotos!

BASÍLICA PALEOCRISTIANA. Poco queda de ella, unas ruinas bajo un edificio moderno junto con antiguas y lápidas, en algunas de ellas se puede adivinar el nombre de aquellas gentes a las que guardaban. Repito no es mucho, pero muy interesante, puedes hacerte una idea de aquellos primeros cristianos y su forma de vida.

GASTRONOMÍA. La gastronomía en Mértola, como en todo Portugal, es una gastronomía rica y abundantes, que refleja toda la tradición y cultura de este maravilloso país. Si has visitado otras zonas de Portugal, observaras que aquí es algo distinta. El bacalao deja de ser el protagonista absoluto para dar pasos pescados de río como la Lamprea, anguila y otros, por algo cuentan con un “Festival Do Peixes Do Rio.” La carne de caza y cerdo también son habituales, junto con las migas que encontrar en todas las cartas. Pero no te confundas nada tiene que ver las españolas, aunque los ingredientes son similares, la textura es más como una masa y el sabor nos resulta muy diferente, pero lo mejor es que las pruebes y sorprendas.

Mértola también es en vino, por lo que si eres un amante de los caldos te aconsejo que pruebes algún vino del Alentejo, muy afamados en los últimos tiempos.

Si la duración de tú viaje te lo permite, los alrededores son visita obliga. Ubicada en el Parque Natural Valle del Guadiana, se trata de una zona de contrastes donde el río pasa de una aparente calma, a impresionantes saltos y lagunas. Además cuentas con unas excelentes playas fluviales como las de Santo domingo a 17 km, donde pasara un rato refrescante.

COMER Y TAPEAR

Mértola tiene una buena red de restauración, pero muchos de ellos permanecen cerrados fuera de temporada, que se concentra en los meses de verano. Pero tranquilos no os querréis sin comer.

CAFÉ EL GUADIANA. En un punto neurálgico del pueblo, antes de la subida al castillo y la iglesia se encuentra este sencillo café, que según fotos lleva abierto unas cuantas décadas. Sirven comidas y petiscos. Para mí el encanto de este sitio es su ambiente, y disfrutar de una bebida muy fría en su terraza ,muy frecuentada por la gente local, que por cierto la suelen acompañar de altramuces.

RESTAURANTE REGIONAL LA ESQUINA. Situado en una de las entradas de la villa, es uno de los que permanece abierto fuera de temporada. Restaurante sencillo y agradable, sin pretensiones. Con una carta, como indica su nombre, típica de la zona. Los platos son abundantes como en todo Portugal, y el aperitivo de queso, aceitunas y patés, como es habitual una delicia.

Yo no puede resistirme a un queso y unas aceitunas de la zona como aperitivo. Seguido de un guiso de Lamprea a la forma tradicional. También degustamos unas costillas al el tilo alentejanos (adobadas y con ajo) y las típicas migas. Ambos platos son sabores muy peculiares, lo mejor es probar.

Todo acompañado de uno vino del Alentejo, que nos sorprendió gratamente.

En definitiva restaurante aceptable si quieres probar comida típica de la zona.

LA MURALLA. Restaurante muy sencillo, frecuentada por gentes de la zona. Puedes comer a la carta, o de menú con platos típicos como la carne alentejana (carne de cerdo con almejas). Una vez más los platos son géneros, todos vienen acompañados de alguna guarnición, ensalada, arroz y patatas fritas.

Aquí nos decantamos por la carne, como he comentado anteriormente también es abundante en la zona, y estaba muy rica, a pesar de la sencillez de su apariencia. Junto a un excelente Vino Alentejano. El postre totalmente casero muy rico, y como curiosidad nos invitaron a un licor típico de la zona, que debe ser súper saludable esta hecho y sabe a polen puro.

El  trato fue excelente por parte del personal, que también son propietarios de una empresa que realizan excursiones en barco por el Guadiana durante la temporada alto.

TERRA UTOPICA. En la parte alta de Mértola, encuentras este restaurante, que promete mucho más de lo que cumple. Local acogedor, con una bonita terraza exterior y maravillosas vistas. Pero por desgracias nada más.

No sé si he podido trasmitir las belleza de Mértola, una belleza sencilla, que a mí me enamoro. Si estas pensando en un pequeño viaje, una escapada de fin de semana y no sabes si decidirte, piensa en este rinconcito ortugués del bajo alentejo.

This is for me? Yes, Mértola is for you.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *