En tierras abulenses se levanta Arévalo, la villa querida y mimada por numerosos reyes, como Isabel la Católica, que vivió aquí su niñez, y guardaba de Arévalo un bello recuerdo, como el que seguro guardaras tú. Pues Arévalo es bella y lo fue, uno de los mejores ejemplos del mudéjar castellano, pero eso te lo cuento más adelante.

Yo, personalmente poco sabía de Arévalo hasta mi escapada de fin de semana. A pesar de estar muy bien comunicada y cerca de Madrid, solo me sonaba por la reseña de “buen sitio para comer”, en concreto cochinillo o como se dice dice por aquí, “Tostón.” En mi visita descubrí una villa tranquila, amable y con una enorme historia. Te voy a contar un poco, por si te apetece una escapadita.

DATOS PRÁCTICOS. Como decía Arévalo se encuentra muy cerca de Madrid, y su comunicación con la capital y otros puntos de la península es muy buena. Tanto, qué esto unido a su conocido “Tostón” ha convertido Arévalo en un destino gastronómico. No te será difícil encontrar buenos sitios para disfrutar un buen asado o unas buenas tapas.

ALOJAMIENTO. La oferta hotelera también es bastante razonable, teniendo en cuenta que Arévalo tiene una población pequeña, en torno a unos 8.000 habitantes. Tienes hoteles de rango medio y alto muy acorde con el precio.Yo, elegí el Hostal Del Campos, con buena ubicación, cerca del centro y unas habitaciones cómodas y agradables, muy acordes relación calidad precio). Cuenta con bar restaurante en la planta baja. www.hostaldelcampo.com

UN POCO DE HISTORIA. El esplendor de Arévalo, se inicia con la conquista de Toledo. Cuando nuevos pobladores, atraídos por las buenas comunicaciones, la seguridad de la avanzada frontera y el poder comerciar de la villa, se asientan en Arévalo. En esta época comienza la construcción de la muralla y las iglesias mudéjares.

Imagino que ese esplendor, fue lo que llamo la atención de muchos reyes, que se alojaron e incluso fijaron su residencia, como el Infante Alfonso durante su breve reinado. Sin hablar de Isabel la Católica, y su cariño a la villa. También muchos han sido los acontecimientos desarrollados en Arévalo, llamamiento a corte o tratados.

OFICINA DE TURISMOSe encuentra en el Arco del Alcocer, te será fácil localizarla, situada en una de las zonas con más vida de Arévalo, y en la única puerta que se conserva de la muralla. Te proporcionaran planos e información. Durante mi estancia, estaban realizando visitas guiada a cuatro iglesias mudéjares. Normalmente, estas iglesias están cerradas, por lo que no son fáciles de ver, y la visita es una excelente oportunidad. www.ayuntamientoarevalo.es

IMPRESCINDIBLES. Desgraciadamente, el paso del tiempo y otras vicisitudes han destruido gran parte de los edificios de aquel Arévalo esplendoroso del S. XII, llevándose con ellos mucha de su historia. A pesar del olvido de muchos años, en los últimos tiempos las cosas están cambiando, y se comienza a mimar la ciudad. Ser cosede de la exposición “Las edades del Hombre” en el 2013, fue un acontecimiento que beneficio a la rehabilitación y puesta en valor de Arévalo y sus monumentos.

Después de este discurso puede parecer un destino poco atractivo, para nada. Efectivamente, no es una gran ciudad monumental, por la pérdida de muchos de ellos, pero los que se conservan, junto con un ambiente acogedor, con cierta evocación medieval, bien merece la pena. Para mí está entre las escapadas top.

EL ARCO DE ALCOCER. Además de ubicar la oficina de turismo, en el pasado lo hizo con la cárcel, por ello también es conocido con ese sobre nombre. Es uno de los pocos restos de la muralla y la única puerta que queda en pie. Es un monumento que representa perfectamente Arévalo, su arquitectura mudéjar, su ladrillo con mampostería, eso es Arévalo, esta fórmula se repite en todos los monumentos de Arévalo.

Es fácil imaginarse la entrada a la villa en aquellos tiempos remotos, esta fue uno de los principales accesos.

VISITA A LAS IGLESIAS MUDÉJARES DE ARÉVALO. Estas iglesias son un ejemplo perfecto del romanico-mudéjar de la zona, época y su situación, presente en otras localidades cercanas como Cuéllar o el castillo de Coca, e incluso algún pequeño ejemplo en Peñafiel, aunque para mí Arévalo es el mejor exponente de este estilo. Conservando un buen número de iglesia en relativamente buen estado. Once eran las iglesias consignadas en 1250, un número importante, que hoy parece desmesurado para el actual núcleo.

Tienes una visita guiada organizada por la oficina de turismo que te da acceso a visitar el interior de cuatro de ellas, la visita es muy interesante, además de económica, tan solo 3 € por persona, y suelen salir regularmente. Te recomiendo que te acerques a la oficina y preguntes, merece la pena.

Como he mencionado, durante el recorrido visitas cuatro de ellas. Todas del S.XII, tres de ellas declaradas bien de interés cultural (BIC). Recorrido “Iglesia de San Juan Bautista”, “Iglesia de El Salvador”, “Iglesia de Santa María La Mayor”, “Iglesia de San Miguel.” Todas son maravillosas, te voy a dar unos cuantos detalles que a mí, me llamaron la atención.

“IGLESIA DE SANTA MARÍA LA MAYOR”(Declarada BIC) El adjetivo “La mayor” es debido su gran importancia en pasado. Fuera de detalles arquitectónicos, que lo dejo para los expertos, yo destacaría su Ábside compuesto por tres cuerpos de arcos que destaca a simple vista y es muy representativo.

En su interior, aparte de elementos decorativos muy típicos del mudéjar como los mocárabes, sobresale la pintura del Pantocrátor, y en especial su friso, compuesto por enigmáticas caras barbadas con ojos almendrados, 32 en concreto, iconografía llamativa de la que poco se sabe.

“IGLESIA DE SAN JUAN” La iglesia esta encajada en la muralla, construida posteriormente, la mejor forma de observarlo es desde el lado sur, donde aparece como una prolongación de uno de los cubos. En su interior los cubos de la muralla se convierten en capillas, con diferentes representaciones. Una de las aquí guardadas es un San Zacarías del S.XII, una escultura románica esculpida en mármol que fue expuesta en las edades del hombre.

“IGLESIA DE SAN MIGUEL ARCÁNGEL”(BIC)Iglesia parroquial del S.XII en el estilo mencionado, con pequeñas aportaciones posteriores, como su portada sur de estilo neoclásico que oculta la anterior.

FUERA DE VISITA. Otra iglesia muy interesante, que desafortunadamente no puede visitar es la de “San Martín”, su imagen icónica en la plaza de la villa me llamo desde el primer momento, pero durante mi visita estaba cerrada, en la actualidad es un espacio cultural, tal vez en tu escapada tengas más suerte y puedas entrar. Si no es así, no dejes de hacer un par de fotos a sus singulares torres, llamadas popularmente “Las Torres Gemelas.”

OTROS MONUMENTOS. No todo en Arévalo son iglesias, como nueva villa de realengo y auge comercial, muchos fueron los palacios, desafortunadamente de la mayoría de ellos poco queda, pero todavía puedes admirar alguna fachadas paseando por sus calles. Piérdete en un tranquilo paseo por sus calles.

LA ALHÓNDIGA. Depósito de silo municipal muy usado en castilla durante la edad media, se conserva en muy buen estado.

PLAZA DE LA VILLA. Para mí un tesoro, el mejor ejemplo de plaza medieval que he visto hasta el momento. Junto a las Iglesias de Santa María la Mayor y San Martín forman uno de los conjuntos más bellos, e imágenes más icónicas de Arévalo.

CASTILLO DE ARÉVALO. Junto a la plaza de la villa y sus iglesias, uno de los edificios más conocidos de la ciudad mudéjar, aunque nada tiene de ello. Construido en el S.XVI su característica silueta se deje a la necesidad de adaptarse a la nueva artillería más avanzada y potente que comenzaba a surgir  en aquel siglo. En la actualidad alberga un museo

GASTRONOMIA. Llega la hora comer, y seguro que hay hambre, tranquila estas en el sitio adecuado. Arévalo aprovecha todos sus recursos naturales, y su gastronomía se basa en ella, setas, legumbres y otros frutos de la zona como los piñones, que dan lugar platos y repostería riquísima, pero sin dura la estrella son los “asados, en concreto el Tostón”

DONDE COMER Y TAPEAR.

Para abrir boca puedes tomar un aperitivo en la plaza real, donde tienes un par de bares de tapeo

A la izquierda del Arco de Alcocer tienes el “Bar Joselito” un sitio con decoración taurina, agradable para una caña o vino, y unas tapas tienen una buena variedad. Su terraza, sobre todo por la noche, tiene una bonita vista del arco.

En definitiva un buen sitio.

ASADOR SIBONEY. “Un lugar maravilloso”, no sé si me he enamorado más de Arévalo o del Siboney.

Comenzare diciendo, si eres un amante del cochinillo asado (Tostón como se llama por estos lares), este es tu sitio. Sin duda el mejor que he probado, tan solo el «José María de Segovia» está al nivel. El resto de la carta en la misma línea, calidad y buena elaboración.

Todo en un lugar muy singular, con una decoración ecléctica, llena de objetos sin aparente relación entre sí, pero que encajan perfectamente. Me comentaron que esta decoración tan singular se debe a una tienda de antigüedades propiedad del mismo dueño. No puedo confirmarlo, pero si que es un sitio espectacular.

El personal al mismo nivel, amable y simpático, dirigidos por el dueño, un gran profesional con mucha personalidad. Todo unido da lugar a un restaurante singular, realmente agradable para comer uno de los mejores asados.

Como hablas reducido un gran restaurante.

PERSONAJES QUE PASARON POR AQUÍ.

Sin duda, el personaje más relevante es Isabel la Católica, ella pasó en Arévalo su niñez, la junto a su madre y, posteriormente su abuela materna, Ana de Portugal que se trasladó tras la muerte de su hija para cuidar de ella.

Posteriormente, a lo largo de su vida, Isabel visitara en numerosas ocasiones Arévalo, intentara favorecerla, y siempre guardara de ella los mejores de sus recuerdos, como ella decía; “Arévalo su auténtico hogar”

CURIOSIDADES.

¿Porque Arévalo perdió su muralla, mientras ciudades cercanas como Ávila las conservan? Sencillo por dinero, y es que en este caso la bonanza no beneficio a la muralla. Cuando estas dejaron de ser útiles, y más que una defensa, era un vestigio del pasado que oprimía el crecimiento de las ciudades. Como fue el caso de Arévalo, muchas de ellas se derivaron, pero para ello se necesitaba dinero. Arévalo lo tenía, era una villa favorecida por el comercio y sus murallas estorbaban, imagináis que fue de ellas.

Por el contrario ciudades como Ávila no contaban con el poder adquisitivo, para cuando lo tuvo, las conciencias y convicciones habían avanzado, y la murallas de Ávila, al contrario que las de Arévalo se salvaron. Aunque algún concejal lo propuso incluso en tiempos no tan lejanos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *