Buitrago de Lozoya se levanta a las orillas del río con el que comparte nombre. Su muralla, delata su pasado árabe y su iglesia intramuros,su adaptación a los tiempos de princesas, nobles y castillos. Así impasible y tranquila espera Buitrago de Lozoya tu escapada de fin de semana.

DATOS PRÁCTICOS. Buitrago de Lozoya se encuentra en la Comunidad de Madrid, a unos escasos 70 km de la capital. Cuenta con buena comunicación y fácil acceso desde carretera, esto lo convierte en un destino perfecto para una escapada de fin de semana, sobre todo si resides en la zona central de la península.

UN POCO DE HISTORIA. La historia de Buitrago, desde sus tiempos de villa medieval está íntimamente ligada a los Marqueses de Santillana, desde que fuera donada a esta familia como agradecimiento por su lealtad a la corona.  A través de esta familia, Buitrago recibirá la visita de importantes personajes, más adelante mencionaré alguno de ellos.

Como en muchas poblaciones de origen medieval, la ubicación estratégica y el agua eran de gran valor, y Buitrago gozaba de ambas. Su muralla de época árabe, ha defendido y preservado estos privilegios desde antaño, hasta prácticamente nuestros días. Pues incluso durante la guerra civil, Buitrago fue un enclave estratégico de primera. El ejército republicano intentó defender esta posición y el agua del Lozoya hasta los últimos días de la contienda.

OFICINA DE TURISMO. La oficina de turismo se encuentra a las espaldas del Ayuntamiento, este situado este en la calle Real, la calle principal que conecta directamente con la parte amurallada, no tiene perdida.

IMPRESCINDIBLES. La pequeña villa de Buitrago fue nombrado monumento nacional 1931, sin duda lo merece. Sus monumentos son pocos, pero la buena conservación de la muralla, y el entorno crea un ambiente que te transporta de inmediata al Medievo y otros tiempos lejanos.

LA MURALLA. No cabe duda, es la insignia de Buitrago de Lozoya, una de las más singulares y mejor conservada de Madrid. Puedes disfrutar de un paseo por ellas, observando el interior de la villa, pero sobre todo, la vista del Lozoya a tus pies con su tranquilo discurrir.

El recorrido de la muralla se divide en dos parte, la llamada parte baja, que cuenta con dos accesos, ambos están abiertos todo el tiempo y puedes pasear por libre. Frente a uno de los accesos tienes el “parque medieval”, un parquecito con un mini laberinto de setos que puede venir muy bien para entretener a los peques, si es el caso.

La otra parte del recorrido, la muralla alta, tiene un acceso con horario controlado, (en la oficina turismo te proporcionan los horarios), en esta zona se expone una colección de armamento medieval, por lo que la visita es guiada y puede estar sujeta a restricciones en algunas épocas concreta, como en navidades por el montaje del “Belen Viviente” uno de los más grandes y mejor recreados.

TORRE DEL RELOJ. Integrada en la muralla, es uno de los puntos más reconocibles. Es el principal acceso al antiguo recinto amurallado y la subida a la parte alta de la muralla.

IGLESIA SANTA MARÍA DEL CASTILLO. Es una de las cinco que tuvo la villa en su época medieval, siendo la única que conserva, y ahora convertida en iglesia parroquial.

Situada frente a la puerta (y torre) del reloj, nada más cruzar te encuentra con esta construcción, que a pesar de sus intervenciones y reformas, conserva un encanto especial.

En su interior, fíjate en su artesonada, a mí me llamo la atención. Posteriormente leí que no se trata del original. El templo sufrió un incendio y el original fue sustituido por uno de estilo neomudéjar. En la parte del altar, se colocó un artesonado mudéjar del S. XV que procedente del desaparecido Hospital de San Salvador, mandado a construir por el Marqués de Santillana a escasos metros de la iglesia. Original o no, parece encajar a la perfección.

SUBIDA A LA TORRE DE SANTA MARIA. La entrada a la iglesia es gratuita, pero no la subida a su torre, debes introducir 1 € por persona en un torno que encontraras al comienzo de la escalera. La subida puede ser un poco incomoda, es una escalera de caracol con los primeros tramos originales, por lo que los escalones están muy desgastados e irregulares, los siguientes de madera mejoran. Me rece la pena un pequeño esfuerzo, las vistas panorámicas son interesantes desde la torre con sus cinco vanos por plantas, y sus cinco campanas, no sé, tiene un aire romántico.

CASTILLO DE LOS MENDOZA. Un curioso monumento, en un lamentable estado. Curioso por diversos motivos, como sus sietes torres todas ellas diferentes o, su ubicación, integrado en la muralla y en la villa, algo que no era habitual en la época.

Y lamentable no solo por el deterioro normal de los años, a esto debemos unir una restauración que debió finalizar hace años. Ha simple vista el resultado de esta restauración son pocos, excepto el cierre del recinto y una horrible grúa que estropea la silueta aun majestuosa e imponente de este castillo, antaño habitado por nobles y visitado por reyes.

MUSEO PICASSO. Un curioso descubrimiento es este pequeño museo situada en la parte baja del ayuntamiento. La entrada es gratuita y la visita es rápida, no son muchas las obras, pero si interesantes como algunas cerámica, litografías, carteles y otros.

¿Te preguntaras que pinta un museo de Picasso en Buitrago? o al menos eso me pregunte yo. La razón es la íntima relación de amista de Picasso con su peluquero, Eugenio Arias. Natural de Buitrago, al que obsequio con estas obras.

PASEO POR EL PINAR. Nunca está de más un paseíto por el campo, ¿no? Aquí tienes la oportunidad perfecta. Un pinar que discurre a la orilla del río y que ofrece unas vistas fantásticas. No tiene perdida, a tu salida de la oficina de turismo, con el Lozoya a tu espalda, comienza a andar hacia la izquierda, a unos escasos metros lo encontraras.

RUTAS CERCANAS. En Buitrago y sus alrededores comienzan varias rutas de senderismo, yo en esta ocasión no pude realizar ninguna, pero creo que se debe tener en cuenta. En la oficina de turismo tiene información.

DONDE DORMIR. Buitrago de Lozoya tiene una oferta de alojamiento bastante aceptable, en relación con el tamaño del pueblo. Yo escogí el Hostal Madrid París, un hostal de precio medio (50 € noche) con restaurante y bar en la parte baja. Las habitaciones están perfectamente aisladas, cálidas, limpias y una cama muy cómoda. Está situado a la entrada del pueblo, fácil de aparcar y a unos metros del centro.

DONDE COMER Y TAPEAR.

En general, el nivel gastronómico del pueblo no es muy alto, o al menos yo no lo encontré. Si es verdad que tienes una oferta más que aceptable para comer de menú o tomar unas cañas a la hora del vermut, pero fuera de ello, no hay más opciones.

Tal vez lo único medianamente destacable es la Vinoteca, situada en la Real. Un local agradable, una decoración con toques modernos y un buen surtido de vinos que te sirven acompañados una tapa cortesías de la casa.

Como decía si vas con idea de comer algo más especial o típico como puede ser un asado de la sierra tienes pocas opciones. Entre los que te puedo mencionar.

La Muralla. Como su propio nombre indica, ubicada al lado del acceso a la muralla (por la puerta del reloj). Tienen bar y restaurante, además de una terraza en la placita donde se sitúa. Sirven menú y carta, pero esta no es muy extensa y pueden faltarle platos. Nosotros probamos un asado, simplemente correcto.

El Espolón. A la entrada del pueblo tiene, igualmente cuentan con barra y restaurante. Disponen de menú, una y carta nuevamente correcta. Como mucho destacar las patatas secas, tipo revolconas y la amabilidad del servicio.

PERSONAJES QUE PASARON POR AQUÍ. Como decía al comienzo de este post,  muchos fueron los personajes que de la mano de los Mendoza, una de las familias más importantes de la época, marqueses de Santillana y futuros Duques del Infantado. Visitaron Buitrago de Lozoya.

Habitual era la visita de los reyes Juan II y Felipe III, pero el personaje que me ha llamado la atención es Juan de Castilla “la Beltraneja”, que residió en el castillo junto a su madre Juana de Portugal.

La vida de esta mujer, llena de intrigas, pactos y traiciones, la llevan en varias ocasiones a estar en manos de poderosos nobles que intentaban sacar partido de su apoyo. En este caso los Mendoza, recibieron numerosas tierras, entre las que se encontraba Buitrago de Lozoya. Fue en agradecimiento al apoyo que el marques mostró a Enrique IV y la legitimación de su hija Juana de Castilla como heredera, y su nombramiento como princesa de Asturias que tuvo lugar en una pradera cerca de Buitrago. Este, y otros acontecimientos explican la cercanía de la Beltraneja a los Mendoza, y su presencia en el castillo de Buitrago.

Espero que te haya gustado, pero sobre todo que te animes a visitar Buitrago o cualquier otro lugar, recuerda “hay viajes y lugares para todos y muchos están muy cerca de ti”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *