“Peñafiel, Gozo de los cristianos y confusión de los paganos”

Peñafiel tiene una de las vistas más bonitas de la llanura castellana, su imponente castillo encaramado al cerro se divisa desde el lejano horizonte, invitándote a acercarte y disfrutar de un curioso pueblo. De una escapada estupenda, llena de cultura, gastronomía y tranquilidad.

UN POCO DE HISTORIA. Desde su inicio Peñafiel ha estado único a su castillo y su carácter defensivo. Ubicación deseada y disputada por murros y cristianos, Peñafiel  es citado por primera vez en el 943, haciendo referencia la existencia de un Castilla perteneciente a Asur Fernández, padre de Pedro de Asur fundador de Valladolid. Con la reconquista avanzando, la repoblación y asentamiento en  la zona comienza y Peñafiel dejara de ser simplemente un enclave defensivo. En 1013 Peñafiel, como otras villas castellanas reciben su fuero, se detallaba entre  otras cosas, los límites de la población, derechos y obligaciones, así como así como la procedencia de estos.

El texto comienza así; “Yo, Sancho, conde, me plugo hacer, más allá del Duero, una primera población denominada Peñafiel, para que fuera madre y exaltación de la Extremadura y gozo de cristianos y confusión de paganos”.

DATOS PRÁCTICOS. Peñafiel en la provincia de Valladolid, a 56 km de la capital, no cuenta con tren. Pero por su carácter de antigua encrucijada de caminos, la comunicación por carretera con diversos puntos de España es muy buena. Incluso en autobús con algunas de las principales ciudades.

Cuando prepares tu maleta, no olvides que vas a castilla, mucho frío en invierno, y calor en verano. Pero cuidado si vas en época estival, no te fíes, mete una rebequita, aunque el día sea caluroso y soleado, las noches necesitan de esta prenda.

ALOJAMIENTO. Tienes muchas opciones de alojamiento, hoteles, hostales y  alojamientos rurales algunos integrados dentro de paquetes y actividades de enoturismo.  Mi opción fue un hostal de gama- media con un precio económico, sencillo, pero con instalaciones nuevas, limpias, cómodo.El hostal Campos, está en la Ctra. de Pesquera, pero el centro queda a unos 15 minutos andado, y la ubicación es perfecta para aparcar.

OFICINA DE TURISMO. En la “Plaza del Coso”, en uno de sus edificios se ubica la oficina de turismo. Durante mi visita coincidió con el último día de fiestas y estaba cerrada, no he encontrado info clara de horarios. Realizan alguna visita y actividad, pero en general suelen ser para grupos. Pero te dejo la página ww.turismopeñafiel.com

IMPRESCINDIBLES. Peñafiel es cultura, historia, gastronomía y vino, un lugar perfecto para disfrutar de todo en un solo fin de semana.

EL CASTILLO DE PEÑAFIEL. Fue edificado en el S.X, aunque el aspecto actual está muy condicionado por intervenciones del S.XV y S.XIX. En la actualiza podemos disfrutarlo en un magnifico estado de conservación y uso gracias a la ubicación en del Museo del Vino, lo que me parece una idea magnifica, la integración del museo en el Castillo y el Castillo en el museo es armónica y respetuosa, enriqueciéndose mutuamente. La visita es perfecta puedes pasear y admirar el Castillo, y aprovechar para unas buenas fotos. Respecto a la parte de la exposición, es muy interesante, tanto seas un amante o no del vino. Expone la historia, tradición y curiosidades del vino de forma muy amena. Sinceramente yo le reservaría un hueco, el tiempo lo marcas tú.

Horario de visitas

1 Abril a 30 Septiembre, de M a D y F de 10:30H a 14:00H y de 16:00H a 20:00H. Lunes Cerrado
1 Octubre a 31 Marzo, de M a D y F de 10:30H a 14:00H y de 16:00H a 18:00H. Lunes Cerrado
Cierra el 24, 25 y 31 diciembre y el 1 y 6 enero.

VISTA UNA BODEGA DE RIBERA. Es inevitable pensar en Peñafiel y no pensar en vino y sus bodegas, imaginaras que debes visitar una de ellas. Con el auge del turismo del vino, los horarios y propuestas de visitas son cada vez más amplios, pero sobre todo se realizan por la mañana. Te aconsejo que reserves con antelación, la demanda es cada vez mayor, y como digo aunque tienes muchas opciones es fácil quedarte sin plaza.

Peñafiel y sus alrededores están llenos de ellas, muchas míticas en la D.O de Ribera del Duero. Como ejemplo Photos, una de las más conocidas, esta prácticamente integrada en el casco urbano, desde el Castillo la divisas perfectamente. Otra mítica sería Pagos de Carraovejas o Pesqueras, y así la lista sería infinita.

BODEGAS LEGARIS. En esta ocasión me dejante por una bodega menos conocida, una bodega joven que me sorprendió gratamente. El ejemplo perfecto de que tradición e innovación no están reñidos, y pueden dar unos vinos excelentes, yo no los conocía y se han convertido en unos de mis favoritos.

A 6 kilómetros de Peñafiel, en término de Curiel del Duero, desde donde las vistas del castillo de Peñafiel dejan una magnifica estampa. Su edificio, a simple vista, moderno y sencillo, encaja perfectamente con la filosofía de Legaris, como todo en este proyecto. Un edificio con forma de cubo que armoniza perfectamente con los viñedos de su alrededor. En la visita te explican de forma muy amena la función y el diseño de este cubo, la unión con el viñedo, su filosofía y cómo encaja perfectamente todo, incluso con su logo.

Otra parte de la visita se realiza en los viñedos de alrededor, donde han implantado una tecnología que les permite monitorizar desde temperatura, nutriente de la tierra a otros sin fin de aspectos que afectan al viñedo. He visitado muchas bodegas, y la verdad que nunca había sito e algo así, tan bien implantado, y con un resultado magnifico, me refiero a sus vinos claro.

La visita finaliza con una cata de cuatro vinos, acompañados de queso y embutidos de la zona,  guiados con los pequeños consejos de la persona que nos realizó la visita, que se merece otro 10, que pena no apunte su nombre.

En general una experiencia muy recomendable, en todos los aspectos, incluso el precio va muy acorde a la calidad de la visita. www.legaris.com

PLAZA DEL COSO O DEL CORRO. En Peñafiel no encontraras una Plaza Mayor al uso, en su lugar la plaza principal es esta la Plaza del Coso, una plaza medieval con un aspecto muy curioso, principalmente debido a sus cerramientos superiores llamados guardamalleta. Concebida para festejos taurinos, actualmente se sigue usando para este fin durante las fiestas patronales. Y parra la representación de la “La Bajada del Ángel” el Domingo de Resurrección en Semana Santa.

IGLESIA- CONVENTO DE SAN PABLO. Para mí otra imagen muy particular, un edificio emblemático y no solo de Peñafiel, esto es debido principalmente a la exuberancia de sus arcos góticos en ladrillo, muy típico del gótico -mudéjar. En la zona tienes otros ejemplos de este estilo, como en Arévalo. En su interior descanso el Infante Don Juan Manuel, señor de esta villa, le fue cedida como regalo de nacimiento. Su enterramiento no tiene nada que ver con el exterior, tal vez porque fue construido 10 años después, en un plateresco con reminiscencias góticas. Puedes entrar y visitarla por libre, normalmente está abierta y merece la pena.

Las Torre del Reloj, La iglesia de Santa Clara, La Parroquia de San Miguel o la de Santa María son otros de los edificios de interés, esta última alberga el Museo de Arte sacro. Tienen horarios dispares, y cambiantes, los mejor es que consulte la web de turismo. www.turismopenafiel.com

GASTRONOMÍA.

Las tierras del Duero son ricas y variadas en gastronomía y productos de primera calidad. Con platos estrellas como los asados, en concreto el Lechazo, que junto con una ensalada castellana, sopa o morcilla de entrantes son los clásicos de un menú castellano, para rematarlo con un hojaldre como postre.

MOLINO DE PALACIO. Para conocer Peñafiel es obligatorio visitar una bodega y comer un  lechazo. Y sin duda el sitio es EL Molino de Palacio. Un lugar encantador, el interior del antiguo molino de agua se ha convertido en los salones, restaurados y decorados con gusto, todavía se intuye el viejo molino. La comida no podía tener mejor marco, un lechazo perfecto, de calidad y en su punto, altamente recomendable, entre los mejores lechazo seguro.  Y si tienes suerte y  tu visita es con buen tiempo, no dejes de tomar un café o una copa en su terraza, pegada al río en un entorno natural y tranquilo. El broche final para una gran comida.

En definitiva, un gran restaurante www.molinodepalacios.com

EL MANIX. Este restaurante no está en Peñafiel, si no en Campaspero  a 15 km, nada apenas unos 14 minutos. El pueblo no tiene ningún atractivo turístico, pero solo el restaurante merece la visita.

Guiada por muchísimos comentarios, tanto de conocidos como de críticos gastronómicos, me lance a probar lo que muchos consideran el mejor lechazo. Y no se equivocaban, si no es el mejor está entre los primeros seguro. Tienen una buena carta, aunque sin duda debes pedir lechazo, acompañado de un Ribera del Duero de su amplia bodega. Para acabar con uno de sus postres de autor, que la misma maestra pastelera te aconseja en persona.

En un salón amplio, pero agradable y con un servicio estupendo, se nota que son profesionales y les gusta lo que hacen.

En definitiva, una gran restaurante restaurantemannix.com

Otras opciones, para tomar un vino, un refresco o alguna tapa, en el pueblo tienes opciones variadas, fácil de localizar mientras das un como paseo por el pueblo. “Asados Alonso” local con un pequeño y agradable bar en la parte de abajo, y el restaurante en la parte de arriba.

PERSONAJES QUE PASARON POR PEÑAFIEL.

INFANTE DON JUAN MANUEL. He escogido a Don Juan Manuel, por ser un personaje muy relevante de nuestra historia, y si embargo es poco conocida de su vinculación con Peñafiel, y su descanso en esta villa. Como  he mencionada antes, esta vinculación viene desde su nacimiento, cuando su tío el Rey Sancho IV de Castilla le cede la villa como regalo. El Infante don Juan Manuel conocido autor del “Conde Lucanor”, obra emblemática de la literatura no solo fue escritor. Descendiste de un alto linaje, nieto de Fernando III el Santo y hermano de Alfonso X el Sabio, recibió una educación y formación excelente tanto académica como militar, y supo utilizarlo para convertirse en uno de los personajes más poderosos de su época. Durante toda su vida convino su faceta de escritor, con sus negocios e intrigas política. Fue estimado y odiada a partes iguales por los reyes de su época, conscientes de su ambición y poder. Como personaje poderoso, fundo la iglesia y convento de San Pablo con la condición de ser enterrado en la capilla mayor de la misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *