ESCAPADA A HARO. CAPITAL DEL VINO DE RIOJA.

ESCAPADA A HARO. CAPITAL DEL VINO DE RIOJA.

Haro, la capital Jarrera, la capital de las bodegas, la capital del vino de rioja … Estos son algunos de los adjetivos para Haro. Esta pequeña ciudad riojana tan ligada al vino y su cultura, que bien se merece la tan disputada titularidad; “Capital del Vino de Rioja”. Haro y el vino son la simbiosis perfecta, Haro es vino y el vino es Haro.

DATOS PRÁCTICOS. Haro situado en la rioja alta, se encuentra a 40 kilometros de Logroño, relativamente cerca de localidades como Briones, San Vicente de la Sonsierra … etc. Se puede hacer un combinado con alguna de ellas, pero yo prefiero dedicar un fin de semana  en profundidad a Haro. La mejor forma de llegar a la ciudad jarrera es por carretera, pues a pesar de la histórica relación de la ciudad con el ferrocarril, la comunicación actual a través de tren se podría decir, es inexistente.

La red hotelera es bastante buena, teniendo en cuanta que Haro es una ciudad relativamente pequeña que ha desarrollado su turismo en las últimas décadas. Los alojamientos más modernos se han instalado en los barrios nuevos, en el centro la oferta es algo más reducida pero sigue creciendo, sobre todo con apartamentos turísticos. Normalmente comento mi alojamiento, pero en este caso ha sido la casa de un familiar. Pero en otras ocasiones que he necesitado alojamiento, no he tenido problemas buscando con cierto tiempo, si quieres algo económico e interesante.

UN POCO DE HISTORIA. Muchos son los hitos en la historia de primero la villa, y más tarde ciudad de Haro. Pocas ciudades de este tamaño pueden contar con logros tan relevantes, que mencionare a continuación, todos ellos ligados al vino. Este idilio con el vino comienza con una catástrofe que cambio la historia del vino, Europa, de España y por supuesto de Haro, hablo de la filoxera. Cuando esta plaga a finales del S.XIX arrasa los viñedos de media Europa, los bodegueros franceses buscan cubrir su mercado e instalan almacenes en Haro (en España todavía no había llegado) para exportar vino hacia Burdeos.

En Haro existían viñedos, se conocen desde época romana. Pero no al nivel actual, se elaboraba vino, por supuesto, pero no con la técnica de la actualidad, herencia de los bodegueros franceses. El intercambio, económico y cultural, trajo un auge económico insospechado para la época. Haro se convirtió en un motor económico, llego el tren, necesario para la exportación del vino y se instaló un banco de España (sin ser una capital de provincia), además del alumbrado público en tan tempranas fechas. Estos son algunos de los hitos que el vino y su bonanza dejaron en la historia de Haro.

OFICINA DE TURISMO. Ubicada en la Plaza España, (el equivalente a la Plaza Mayor), en el rehabilitado palacio de Bendaña (o Paternina). Encontraras información de Haro y sus alrededores. Ademas tiene un antiguo calado del S.XIX, la bodega del palacio. Normalmente si preguntas te dejan bajar. www.haroturismo.org

VISITAS GUIADAS. Las organizan desde la oficina de turismo. Tienen una duración de 1,30 aprox. Es una buena opción para un primer acercamiento, aunque en mi opinión, a la visita le falta empaque. Tal vez porque llevan realizándolas poco tiempo, si en el enoturismo los Jarreros fueron de los primeros en subir al tren, en esta ocasión han llegado algo tarde y todavía tienen que pulir este aspecto. Con todo esto, creo que sigue siendo una buena opción para conocer mejor la ciudad y sus pequeños detalles, el precio es economico. En ocasiones realizan visitas teatralizadas. Para más información y reserva en la web. www.haroturismo.org

IMPRESCINDIBLES. Seguro que imaginas entorno a que gira los imprescindibles de Haro, ¿verdad? Si, el “Vino” el vino u su cultura, su historia y tradición, su pasado y su futuro. Como  amante del vino, siempre digo que el vino no es solo ese líquido de la copa, es mucho más. Y Haro, es uno de los mejores ejemplos,  uno lugar para sentir y entender la influencia del vino y su industria en la sociedad. Incluso si no eres bebedor de vino, disfrutaras de la ciudad Jarrera y el carácter Jarrero, forjado con el trajo en las viñas y el disfrute del vino, el apego a su tierra y las ganas de disfrutar de ella.

LA HERRADURA. Esta pequeña zona compuesta por apenas tres calles en forma de herradura, de ahí su nombre, es el centro histórico y social de Haro. Se podría decir que el inicio de la Herradura, y su representación más icónica, es el mural conocido popularmente como “Los borrachos”.  Dato; “No es el nombre real, y Paternina además de una bodega fue un pintor, autor de este y otros cuadros costumbristas de su Haro natal.”

Aquí Jarreros y foráneos toman vinos y pinchos. Disfrutando del arte de conversar en la calle, uniendo un vino con otro y un bar con otro. Muchos la comparan con la calle Laurel de Logroño, y tiene muchas similitudes, pero si has visitado Logroño, y te escapas a Haro notaras diferencias. Haro es más pequeño, por tanto la herradura también y la variedad gastronómica puede ser más limitada que en Logroño. En pro de Haro, su herradura tiene un ambiente más familiar, algo más tranquilo y tradicional.

BARRIO DE LAS BODEGAS O BARRIO DE LA ESTACIÓN. Con la llegada del ferrocarril y se comienza a perfilar el “barrio de las bodegas”, donde en la actualidad se ubican hasta sietes bodegas centenarias. El barrio y la ciudad avanzan, estas bodegas pioneras, junto con otras asentadas posteriormente han sabido aprovechar su pasado, para seguir creciendo e innovando, más allá de la elevación de excelentes caldos. Destaca el crecimiento de actividades y eventos relacionados con el vino en su aspecto mas lúdico, una industria en alto, el enoturismo. En principio fueron  las visitas a bodegas, pero las propuestas han seguido avanzando, y ahora puedes encontrar una zona de bodegas abiertas al público. Todas cuentan con su vinoteca, donde puedes degustar sus caldos y acercarte un poco a este mundo. En general abren sábados y domingos por la mañana, aprovechando las visitas. Los horarios de apertura varían en función de las épocas, y eventos de cada bodega.

Una buena fecha para visitar el barrio, es septiembre, en este mes desde hace unos años se celebra “La cata de la estación”. El barrio se vuelve peatonal, y todas las bodegas abren sus puertas.

Otro evento a destacar, con más adeptos cada año, es “El carnaval del vino”. Donde el vino, la cultura y la fiesta se vuelven a unir en una conjunción perfecta. Puedes catar hasta catorce vinos, mientras disfrutas de una animada fiesta, con una temática diferente cada año. Se organiza en el claustro de los agustino, puedes reservar e informarte a través de su web o la de turismo. www.hotellosagustinos.com

VISITA UNA BODEGA. Casi obligado es la visita a una bodega, hay muchas para elegir. Yo no te voy a hacer una lista de tops, pues el vino es como los colores, cada uno tiene su favorito. Y en general en Haro, todas tienen un gran nivel. Aquí destaco tres de las bodegas que he visitado y que en mi opinión, deberías visitar por diferentes motivos, antigüedad, innovación…etc. Aclaro, en Haro, no en Briones, Ceniceros o San Vicente de la Somsierra. Estos pueblos, entre otros, tienen bodegas maravillosas, pero ya sabéis a mí me gusta centrarme en el lugar a visitar. En esta ocasión es Haro, donde no faltan bodegas. Igualmente tienes otras con vinos excelente como Rioja Alta o Ramón Bilbao, que no he tenido el placer de visitar.

 

LÓPEZ HEREDIA. Bodega centenaria, que ha conservado la tradición en sus elaboraciones. Sus instalaciones reflejan el paso de los años con una belleza singular. Además es de las pocas que tienen calados con salida al Ebro, una autentica belleza. www.lopezdeheredia.com

 

MUGA. Muga ha conseguido un hueco de honor entre las mejores. Para mí su éxito es la conjugan perfecta de tradición e innovación, y como crecen y trabajan a un alto nivel siendo una empresa familiar, familia que aporta el amor por la tierra y al trabajo bien hecho.www.bodegasmuga.com

Frente a la bodega se conserva una antigua locomotora de las utilizadas para el transporte del vino. Todo un emblema y una de las fotos más instagramer de la ciudad.

 

BODEGAS BILBAINAS (Viña Pomar) Una de las grandes del vino de rioja, con marcas muy conocidas, como Viña Pomar. Esta bodega, al contrario de las anteriores, pertenece a un grupo empresarial. Este factor, lejos de despersonalizar la bodega, como pasa en otros casos, ha creado una unión perfecta. Gusto por el vino, y visión global en todas sus áreas. Como esta campaña de marketing, los barriles tatuados como yo les llamo, todo un acierto.www.bodegasbilbainas.com

SUBIDA A SAN FELICES. Esta ermita situada en los riscos de Bílibio, guarda los restos del patrón de Haro, San felices, un anacoreta mentor de Santo Domingo de la Calzado, que parece nunca  bajo del risco, vivo y murió allí. Al comienzo mencione que todo, o casi todo, tiene relación con el vino, incluso esta ermita. Aquí todos los años se celebra  la famosa “Batalla del Vino.” Desde la ermita tienes unas estupendas vistas de Haro y alrededores, la subida es bastante cómoda, teniendo en cuenta que es un risco.

UN PASEO POR OTRO HARO. Como decía al comienzo, el vino y sus logros, están tan ligados a Haro, que prácticamente ha eclipsado el resto de su historia.

Pero Haro ya existía antes del auge del vino, como muestra, sus puertas medievales. Únicas pruebas y recuerdos de un Haro amurallado, como la puerta Santa Bárbara y la de San Bernardo en la plaza España, casi camuflada por la Torre de la Cárcel (actual museo de arte contemporáneo), como es conocida en Haro, aunque no hay prueba de que fuera dedicada a ese uso. Y si hubo murallas, hubo castillo y nobleza, por supuesto. Del castillo, poco o nada queda excepto su ubicación.

De la nobleza, su insignia sería el palacio de Los Condes de Haro, situado en la herradura junto a la parroquia de Santo Tomás. Este como casi todos los palacios de Haro que se conservan son del S.XVI  al S.XVIII, la mayoría de ellos son pocos conocidos como el de “Palacio de La Cruz” uno de mis favoritos, se encuentra en manos privada y la conservación no es la idónea.

De época más antigua son las dos casa que se disputan el título de casa más antigua, ambas situadas en la herradura, con especial singularidad la arquitectura de “La Casa de la Rabina” sobrenombre que recibe por la creencia de haber pertenecido a un rabino.

En esta lista no pueden faltar los templos religiosos, símbolo del otro poder de la época, el clero. La Iglesia de Santo Tomás del S.XVI y S.XVII. Su silueta sale en innumerables fotos de la ciudad, por su ubicación en la Herradura, al final de la calle del mismo nombre. Destaca su pórtico y torre. Normalmente hay voluntarios, que fuera de horario de culto te muestran y explican el templo.

Y siguiendo por este camino necesitamos un convento, pues Haro también tuvo el suyo. “El Convento de los Agustinos” un edificio del S.XVIII, tras la desamortización fue cárcel, escuela y hospital. En la actualidad es un Hotel con restaurante y cafetería, lo que te permite pasar a tomar un café y admirar su estupendo claustro, tomar una cena con maridaje o asistir a “Carnaval del Vino”.

OTROS DETALLES. Situado en la plaza, puedes observar el ayuntamiento, y sus ya famosos barriles de vino, que representan las bodegas de Haro. Una foto top para Instagram.

LAS FIGURAS DE BRONCE. Todas ellas a escala real, representan oficios artesanales del pueblo, como el “Tonelero”, “El Vinatero”, “Botero o El Jarrero” Este último oficio en desuso, pues en la actualidad es difícil ver a alguien vender vino por las calles de Haro Jarra en mano, pero llego a ser tan habitual que, de ahí deriva su gentilicio más usado “Jarreros”. Están ubicadas por todo el centro histórico, las puedes disfrutar con un cómodo paseo, un pequeño museo al aire libre. 

GASTRONOMÍA. Porque no solo de vino vive el hombre, la gastronomía riojana compite en fama con la de sus vinos, bueno más bien conviven. Pues pocas cosas maridan mejor con unas patas a la rioja, unas chuletitas de cordero al sarmiento o una buena menestra, que un vino de rioja.

COMER Y TAPEAR POR HARO. Tienes unas cuantas tapas típicas de Haro y la zona, como las zapatillas, pimientos rellenos o patatas bravas con su alegría, una guindilla picante muy apreciado por los lugareños.Te dejo algunas ideas para tus parada en la Herradura.

 BETHOBEM I. Es un clásico y uno de mis favoritos, con tapas como los callos o caracoles. Beethoven III la última incorporación, enfrente de Santo Tomás, sigue con la misma calidad, el local es amplio y suele estar algo más tranquilo.

EL REMOLINO. Uno de los más concurridos y con un buena variedad pinchos, el local no es muy grande, pero no es problema, el pincho se toma en la calle a la riojana.

La Esquina y El pasadizo son otras opciones, buen vino y buenos pinchos. O El Rincon de Asensio, local amplio y buen servicio, con mesas donde tomar un menú diario o alguna ración.

En la plaza España, pegada a La Herradura, tienes clásicos como El Sol, con su tortilla de patatas. El Café Suizo, un local centenario que ha sido reformando recientemente y luce una atractiva imagen. O El Tormo, de reciente apertura, se presenta como una opción muy interesante para tomar unos buenos vinos en un entorno agradable.

Si lo que buscas es comer sentado y probar algún plato más contundente te recomiendo.

BETHOBEN I. Donde además de los platos típicos riojanos de excelente cálida y ejecución, te recomendaría  su carne, un chuletón a la brasa de esos que sientan muy bien. Es uno de los más concurridos, pero el personal es estupendo y no se resiente el servicio.

En definitiva un gran restaurante, www.beethovenharo.com Conviene reservar.

EL RINCÓN DEL NOBLE. Una excelente propuesta, calidad y servicio en un restaurante pequeño pero muy agradable. Lo he visitado en varias ocasiones y todo ha sido estupendo, el único pero sería la falta de platos típicos riojanos, al menos en mis últimas visitas. En definitiva un gran restaurante www.elrincondelnoble.net Conviene reservar.

EL JARRERO. En la zona de la Herradura, puedes tomar pinchos en su barra o pasar al restaurante. Comedor sencillo, una opción más económica que las anteriores, pero muy recomendable. Carta basada en un par de menús con platos típicos bien cocinados, servicio agradable y profesional, a un precio más que razonable. Patas riojanas, alubias o carne muy buena.

En definitiva un gran restaurante www.eljarrero.com. Conviene reservar.

EL TEOREMA. Para acabar el día, o realizar un descanso digestivo, debes visitar este pub-gintonería con una decoración y ambiente muy agradable, incluso para la tarde. Como apunte. para los amantes del gin-tonic, presumen de tener más de 850 referencias de ginebras y 100 tónicas distintas, parece ser verdad. www.teorema-pub.es

CURIOSIDADES.

CIUDADES HERMANAS, UNA AL NORTE Y OTRA AL SUR, HARO Y JEREZ. En principio, poco parecen tener en común estas dos magníficas ciudades, pero si lo tienen, y una vez más es el vino y su economía. Ambas disfrutaron y disfrutan de estupendos caldo. Siendo pioneras en la exportación e intercambio cultural, en el caso Jarreo con Francia y en el Jerezano con Inglaterra. Prueba de esta historia paralela es el alumbrado público. Si visitas estas ciudades, ambas presumirán de ser la primera en disfrutar de alumbrado público. Como cuento en el post de Jerez;

“Parece que Jerez fue la primera en poner farolas en las calles, mientras que Haro, lo fue en acabar antes el alumbrado de las suyas”

Parece ser que esta es la teoría aceptada y compartida por ambas, y lejos de provocar confrontamiento, ha creado un hermanamiento entre ambas ciudades como anuncia la farola con la placa conmemoratoria del acto.

Espero a ver despertado un poco curiosidad, sobre «La Capital del vino de rioja y todos sus rincones» Una estupenda escapada de fin de semana.